La escalabilidad de un sistema es un componente esencial de cualquier software empresarial.  Darle prioridad desde el principio conduce a menores costos de mantenimiento, mejor experiencia de usuario y mayor agilidad. El diseño de software es un acto de equilibrio en el que los desarrolladores trabajan para crear el mejor